News Pronto

The Conversation

  • Written by Mark R. O'Brian, Professor and Chair of Biochemistry, Jacobs School of Medicine and Biomedical Sciences, University at Buffalo, The State University of New York
imageUn paper de alto perfil sobre los riesgos del medicamento antimalárico hidroxicloriquina fue retirado en junio.AP Photo/John Locher,

Varios artículos de alto perfil sobre la investigación de COVID-19 han sido criticados por personas de la comunidad científica en los últimas meses.

Dos artículos que abordan la seguridad de ciertos medicamentos cuando son tomados por pacientes con COVID-19 fueron retirados, y los investigadores están pidiendo la retracción de un tercer artículo que evaluó los comportamientos que mitigan la transmisión del coronavirus.

Algunas personas ven las marchas atrás como una acusación del proceso científico. Ciertamente, la anulación de estos documentos es una mala noticia, y hay mucha culpa para todos.

Pero a pesar de estos reveses a corto plazo, el escrutinio y la posterior corrección de los documentos muestran que la ciencia está funcionando. Informar sobre la pandemia está permitiendo que la gente vea, muchos por primera vez, el desordenado negocio del progreso científico.

Respuesta rápida a la investigación defectuosa

En mayo, se publicaron dos documentos sobre la seguridad de ciertos medicamentos para pacientes con COVID-19. El primero, publicado en el New England Journal of Medicine, afirmó que un medicamento para el corazón en particular era de hecho seguro para los pacientes con COVID-19, a pesar de las preocupaciones anteriores. El segundo, publicado en The Lancet, afirmaba que el medicamento antipalúdico hidroxicloroquina aumentaba el riesgo de muerte cuando se usaba para tratar COVID-19.

El artículo de The Lancet hizo que la Organización Mundial de la Salud suspendiera brevemente los estudios que investigaban la hidroxicloroquina para el tratamiento con COVID-19.

imageUna retracción es el retiro de un artículo publicado porque los datos que subyacen a las principales conclusiones del trabajo tienen serias fallas.The Lancet/Mandeep R Mehra, Sapan S Desai, Frank Ruschitzka, Amit N Patel

En cuestión de días, más de 200 científicos firmaron una carta abierta altamente crítica del artículo, señalando que algunos de los resultados eran simplemente inverosímiles. La base de datos proporcionada por la pequeña empresa Surgisphere, cuyo sitio web ya no es accesible, no estuvo disponible durante la revisión por pares del documento o para los científicos y el público después, lo que impidió que cualquiera evaluara los datos. Finalmente, la carta sugería que era poco probable que esta compañía pudiera obtener los registros del hospital que supuestamente estaban en la base de datos cuando nadie más tenía acceso a esta información.

A principios de junio, los artículos de The Lancet y The New England Journal of Medicine fueron retirados, citando preocupaciones sobre la integridad de la base de datos que los investigadores utilizaron en los estudios. Una retracción es el retiro de un artículo publicado porque los datos que subyacen a las principales conclusiones del trabajo tienen serias fallas. Estas fallas a veces, pero no siempre, se deben a una mala conducta científica intencional.

La urgencia de encontrar soluciones a la pandemia de COVID-19 ciertamente contribuyó a la publicación de ciencia descuidada y posiblemente fraudulenta. Las medidas de control de calidad que minimizan la publicación de malas ciencias fallaron miserablemente en estos casos.

Imperfecto e iterativo

La retracción del documento de hidroxicloroquina en particular atrajo la atención inmediata no solo porque colocó a la ciencia en una mala situación, sino también porque el presidente Trump había promocionado el medicamento como un tratamiento efectivo para COVID-19 a pesar de la falta de pruebas contundentes.

Las respuestas en los medios fueron duras. El periódico The New York Times declaró que “la pandemia reclama nuevas víctimas: prestigiosas revistas médicas”. El Wall Street Journal acusó a The Lancet de “ciencia politizada”, y el Los Angeles Times afirmó que los documentos retirados “contaminaron la investigación mundial de coronavirus”.

Estos titulares pueden tener mérito, pero también se necesita perspectiva. Las retracciones son raras, solo se retira alrededor del 0,04% de los trabajos publicados, pero el escrutinio, la actualización y la corrección son comunes. Así es como se supone que debe funcionar la ciencia, y está sucediendo en todas las áreas de investigación relacionadas con el SARS-CoV-2.

Los médicos han aprendido que la enfermedad se dirige a numerosos órganos, no solo a los pulmones, como se pensó inicialmente. Los científicos aún están trabajando para comprender si los pacientes con COVID-19 desarrollan inmunidad a la enfermedad. Y para cerrar el caso de la hidroxicloroquina, tres nuevos estudios grandes publicados después de la retracción de The Lancet indican que el medicamento es efectivamente ineficaz para prevenir o tratar el COVID-19.

imageAntes de que se publique un documento, se somete a una revisión por parte de expertos en el campo que recomiendan al editor de la revista si debe aceptarse. Pero el escrutinio público es una parte importante del proceso científico también.Public Domain

La ciencia se autocorrige

Antes de que se publique un documento, se somete a una revisión por parte de expertos en el campo que recomiendan al editor de la revista si debe aceptarse para publicación, rechazarse o reconsiderarse después de la modificación. La reputación de la revista depende de la revisión por pares de alta calidad, y una vez que se publica un artículo, es de dominio público, donde luego puede ser evaluado y juzgado por otros científicos.

La publicación de los artículos de The Lancet y The New England Journal of Medicine fracasó a nivel de revisión por pares. Pero el escrutinio de la comunidad científica, probablemente impulsado por la atención pública sobre la investigación del coronavirus, detectó los errores en un tiempo récord.

El artículo de hidroxicloroquina publicado en The Lancet fue retirado solo 13 días después de su publicación. Por el contrario, The Lancet tardó 12 años en retractarse del artículo fraudulento que afirmaba que las vacunas causan autismo.

Todavía no se sabe si estos documentos involucraron mala conducta científica deliberada, pero los errores y las correcciones son comunes, incluso para los mejores científicos. Por ejemplo, Linus Pauling, quien ganó el Premio Nobel por descubrir la estructura de las proteínas, más tarde publicó una estructura incorrecta del ADN. Posteriormente fue corregido por Watson y Crick. Los errores y las correcciones son un sello distintivo del progreso, no del juego sucio.

Es importante destacar que estos errores fueron expuestos por otros científicos. No fueron descubiertos por algún cuerpo policial o grupo de vigilancia.

Este ir y venir entre académicos es fundamental para la ciencia. No hay razón para creer que los científicos sean más virtuosos que nadie. Más bien, los rasgos humanos mundanos de curiosidad, competitividad, interés propio y reputación entran en juego antes y después de la publicación, lo que permite que la ciencia se regule a sí misma. Un modelo basado en evidencia robusta emerge mientras que el más débil es abandonado.

Viviendo con incertidumbre

Desde las clases de secundaria y los libros de texto, la ciencia parece un conjunto de hechos y principios bien conocidos que son directos e incontrovertibles. Estas fuentes ven la ciencia en retrospectiva y a menudo hacen que los descubrimientos parezcan inevitables, incluso aburridos.

En realidad, los científicos aprenden sobre la marcha. La incertidumbre es inherente al camino del descubrimiento, y el éxito no está garantizado. Solo el 14% de los medicamentos y las terapias que pasan por ensayos clínicos en humanos finalmente obtienen la aprobación de la FDA, la agencia sanitaria de Estados Unidos, con una tasa de éxito de menos del 4% para los medicamentos contra el cáncer.

El proceso de la ciencia generalmente tiene lugar por debajo del radar de la conciencia pública, por lo que esta incertidumbre generalmente no está a la vista. Sin embargo, en Estados Unidos y alrededor del mundo, las personas están prestando mucha atención a la pandemia de COVID-19, y muchos están, por primera vez, viendo la salchicha mientras se hace.

Aunque las retracciones recientes pueden no ser apetitosas, la ciencia médica ha tenido mucho éxito a largo plazo. La viruela ha sido erradicada, las infecciones se tratan con antibióticos en lugar de amputación y el tratamiento del dolor durante la cirugía ha avanzado mucho más allá de morder un palo.

El sistema no es en absoluto perfecto, pero es bastante bueno.

Este artículo fue traducido por Infobae.

Mark R. O'Brian recibe apoyo del National Institutes of Health.

Authors: Mark R. O'Brian, Professor and Chair of Biochemistry, Jacobs School of Medicine and Biomedical Sciences, University at Buffalo, The State University of New York

Read more https://theconversation.com/controversias-en-la-investigacion-del-coronavirus-muestran-que-la-ciencia-esta-funcionando-como-deberia-143391

Writers Wanted

.