News Pronto

The Conversation

  • Written by Jennifer Ruef, Assistant Professor of Education Studies, University of Oregon
imageHasta los profesores de matemáticas aveces sufren un miedo debilitante a equivocarse con la materia.Robert Kneschke / EyeEm / Getty Images

Enseño a la gente a enseñar matemáticas, y llevo 30 años trabajando en este campo. A lo largo de esas décadas, he conocido a muchas personas que sufren diversos grados de trauma matemático, una forma de apagado mental debilitante cuando se trata de hacer matemáticas.

Cuando las personas comparten sus historias conmigo, hay temas comunes. Estos incluyen a alguien diciéndoles que “no eran buenos en matemáticas”, entrando en pánico por las pruebas de matemáticas programadas, o quedando atrapado en algún tema de la materia y luchando para superarlo. Los temas pueden ser tan amplios como fracciones o una clase completa, como Álgebra o Geometría.

La noción de quién es, y no es, una persona de matemáticas impulsa la investigación que hago en Estados Unidos con mis colegas Shannon Sweeny y Chris Willingham con personas que obtienen sus títulos de enseñanza.

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los educadores de matemáticas de Estados Unidos es ayudar a la gran cantidad de maestros de primaria que se enfrentan a un ‘trauma matemático’. Imagina que tienes la tarea de enseñar matemáticas a los niños cuando es uno de tus mayores miedos personales.

El ‘trauma matemático’ se manifiesta como ansiedad o temor, un miedo debilitante a equivocarse. Este miedo limita el acceso a los caminos de la vida de muchas personas, incluidas las opciones escolares y profesionales. Hay muchas razones por las cuales las personas pueden desarrollar asociaciones negativas con las matemáticas. La forma en que los estudiantes se posicionan como “buenos en matemáticas” a menudo se basa en características no matemáticas, como género, raza, idioma o nivel socioeconómico. Por ejemplo, Ebony McGee, un investigador de educación en la Universidad de Vanderbilt, describe identidades matemáticas frágiles y robustas que los estudiantes universitarios de ingeniería y matemáticas afroamericanos desarrollaron en respuesta a los estereotipos negativos sobre su capacidad para aprender y hacer matemáticas.

Si bien el trauma matemático tiene múltiples fuentes, hay algunas que los padres y los maestros tienen el poder de influir directamente: ideas obsoletas de lo que significa ser bueno en matemáticas. Estos incluyen velocidad y precisión, que fueron importantes en décadas pasadas cuando los humanos eran las computadoras reales.

Pero la investigación ha confirmado lo que muchas personas comparten conmigo de manera anecdótica: vincular la velocidad con la computación debilita a los alumnos. Las personas que luchan para completar una prueba cronometrada de hechos matemáticos a menudo experimentan miedo, lo que apaga su memoria de trabajo. Esto hace que sea casi imposible pensar, lo que refuerza la idea de que una persona simplemente no puede hacer matemáticas, que no es una persona de matemáticas.

Además, los estudiantes que tienen éxito en las pruebas de datos matemáticos cronometrados pueden creer que ser buenos en matemáticas significa simplemente ser rápidos y precisos en el cálculo. Esta creencia puede conducir a una tenue identidad matemática. Los alumnos temen revelar que no saben algo o que no son tan rápidos, por lo que pueden evitar el trabajo más desafiante. Nadie gana.

El mito de que el recuerdo rápido de datos matemáticos básicos es bueno para el aprendizaje tiene raíces profundas y perniciosas. Proviene de las mejores intenciones: ¿quién no quiere que los niños sean buenos para calcular? Pero la investigación muestra que la fluidez de los hechos, la capacidad de recordar fácilmente hechos, como 3 x 5 = 15, se desarrolla mejor desde el primer sentido de las operaciones aritméticas. En otras palabras, el primer paso para construir una memoria matemática es entender cómo funcionan las matemáticas.

imageEs importante entender los patrones en los hechos matemáticos. Por ejemplo, 3, 5 y 15 tienen una relación triangular, donde 3 x 5 = 15, 5 x 3 = 15, 15 ÷ 5 = 3, y 15 ÷ 3 = 5.Jennifer Ruef, CC BY

Omitir el paso del sentido hace que la comprensión sea frágil y la memorización cognitivamente costosa. Cuando alguien solo memoriza, cada hecho nuevo es como una isla en sí mismo, y se olvida más fácilmente. Por el contrario, la comprensión de los patrones en los hechos matemáticos comprime la carga cognitiva requerida para recordar hechos relacionados. Sensemaking promueve una comprensión profunda, robusta y flexible, permitiendo a las personas aplicar lo que saben a nuevos problemas.

Entonces, ¿qué pueden hacer los padres y los maestros para apoyar la fluidez de los hechos?

Primero, encuentra la maravilla y la alegría. Los juegos y acertijos que hacen que las personas jueguen con números, como Sudoku, KenKen o ciertos juegos de cartas, crean una necesidad intelectual de usar datos matemáticos que ayudan a los niños a desarrollar la fluidez de los datos. Pedirles a los niños que expliquen su pensamiento, usando palabras, imágenes u objetos, valida la importancia de sus ideas.

Replantear los errores como exploraciones. No tener una respuesta correcta no significa que todo pensamiento sea incorrecto. Pedirles a los niños que expliquen su pensamiento también ayuda a comprender lo que saben ahora y lo que podrían aprender a continuación. Las preguntas sobre cómo un niño obtuvo una respuesta pueden hacer que piensen en lo que no funciona del todo y que merece una revisión. Cuando haces estas preguntas, es bueno tener una chistosa; si difundes que una respuesta es incorrecta o correcta, puede reforzar la creencia de que solo las respuestas correctas cuentan.

Segundo, no hagas daño. Es importante que los padres eviten enviarles a los niños mensajes de que no son matemáticos. Esto puede tener un impacto negativo en las creencias de los menores sobre su propia capacidad de aprender. Además, ten cuidado con las afirmaciones de que los chicos deben sufrir para aprender matemáticas.

Para muchos adultos, las clases de matemáticas de hoy son muy diferentes de las que tuvimos. Las escuelas de Estados Unidos se han alejado de la velocidad y la precisión, a veces llamadas “perforar y matar”, y se han dedicado a discutir y dar sentido a las matemáticas. Los formadores de profesores de matemáticas están de acuerdo en que estas son cosas buenas. Busca el significado más profundo en lo que tu hijo está aprendiendo, sabiendo que la comprensión más profunda proviene de conectar múltiples formas de resolver problemas.

Si reconoces que eres un sobreviviente de un ‘trauma matemático’, anímate. No estás solo, y hay formas de sanar. Comienza por comprender que las matemáticas son amplias y hermosas: la mayoría de nosotros somos mucho más matemáticos de lo que pensamos.

Este artículo fue traducido por El Financiero

Jennifer Ruef no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Authors: Jennifer Ruef, Assistant Professor of Education Studies, University of Oregon

Read more https://theconversation.com/crees-que-eres-malo-para-las-matematicas-puedes-sufrir-un-trauma-matematico-143507

Writers Wanted

.